dijous, 12 de maig de 2016

Si no tienes nada que demostrar a nadie...

Si no tienes nada que demostrar a nadie, no dejes de hacer cosas.
Hazlas, pero solo por el placer de hacerlas. Y sabes que no hay mayor placer que hacer las cosas bien.

Que nada te detenga. Solo el reposo para coger fuerzas para el siguiente salto.

El camino es largo... disfruta.