dijous, 11 de juny de 2009

Gente especial

El otro día comencé mis prácticas en un centro con gente muy especial.

Estoy en un centro ocupacional.

Cada individuo es un personaje y la verdad, disfruté de muchos momentos.

Dicen que su deficiencia es mental, algunos pensaréis: tontos.

Llamadles como queráis, pero me sorprendieron profundamente.

Por ejemplo, yo no jugaría a la petanca con ellos.

Y lo mejor de todo: la mayoría te saluda cada vez que se cruza contigo, con una sonrisa, con una sonrisa bien ancha.

Siempre tienen un momento para hablar contigo, para un gesto amable, para hacerte ver cuán importante eres.

Yo vengo de un colegio en el que a veces ya ni saludas, en vez de sonreír resoplas al viento, para hablar con alguien hay que solicitar turno, o pillarle en un buen momento...

¡Qué bonito es estar en un centro tan especial!

¡Qué bonito ver como reciben tu ayuda!

En la escuela, con los niños, eso no pasa.