dijous, 3 de març de 2011

Un corazón prefabricado y a color puede tener mucho sentimiento

Ordenadores,
messengers,
webs...
El mundo digital.

El mundo digital que es tan frio,
tan soso,
tan engañoso...
que a veces lo odio.

No obstante, llega un corazón rojo,
pequeño y repentino, a una ventana del messenger y todo cambia...
porqué sé que me lo has enviado tú.