dimarts, 3 de gener de 2017

Cuando ya no sepas qué hacer...

Cuando ya no sepas qué hacer, dedícate a hacer cosas bonitas.
Intenta hacer pequeños actos para que el mundo sonría más e intenta sonreir.
A veces no sabes ni para qué sonries... pero al hacerlo ves el mundo más bello y por contagio tu entorno se llena de sonrisas.

Y ante todo sé amable. Mucha gente no sabrá valorarlo, pero esa es su desgracia, no la tuya.