dissabte, 11 de febrer de 2017

Las galletas de la obsesión.

Ayer al abrir mi teléfono y navegar por la red, todos los anuncios eran de zapatillas de trail running y pizzas.

Daba igual la web, el diario, etc.

Ya nos hemos acostumbrado a ello, pero ¿qué hubira pasado si no nos hubieran avisado de la famosas
cookies?

Hubieras buscado tu oferta de hotel en Soldeu para ir a la nieve y en los días venideros todos los anuncios hubieran sido de booking y de Soldeu.

Hubieras buscado una tablet y durante unos días solo hubieras visto tablets.

¿No habrías pensado que te estabas obsesionando?

Bueno, las cookies son una mierda y juegan con nosotros, probablemente con nuestra privacidad, pero al menos nos han avisado y hoy en día es algo que vemos como normal.

Otra cosa es que lo sea.

Pero como hay cosas peores, una sonrisa y a seguir viviendo.