dissabte, 6 de setembre de 2014

Al volar, al soñar...

Un pájaro vuela sabiendo en que punto podría posarse.
Una persona debería soñar sabiendo en que punto de la realidad se encuentra para poder volver en cuando lo necesite.

Hay que soñar.
Vale la pena soñar.
Hay que tener ilusión,
pero hay que entender la realidad.

Yo seguiré soñando,
pero teniendo claro que estoy aquí y ahora.
No obstante, deseo un futuro todavía mejor.