dissabte, 6 de febrer de 2016

De bicis y coches

Señor conductor,
señor, por decir algo...
Yo, como ciclista responsable, esta mañana me he lavado las orejas. Por eso, en el momento que he advertido que nos adelantaba por línea continua, en una curva, mientras escuchaba un motor de cara, he decidido mostrarle la palma en señal de alto. Ya he visto que le ha dado igual. Por suerte, al ser un quat, hemos cabido todos en el asfalto.

Una vez inevitable el adelantamiento, le he hecho aspavientos para que volase, no le quería a mi lado. Así, cuando me ha gritado y le he contestado que se mate solo, no es que le desee la muerte, simplemente le estoy diciendo que si elige tener un accidente de tráfico, elija tenerlo solo.

Yo he elegido no tenerlo.

Atentamente, un ciclista que quiere seguir vivo.