dijous, 4 de febrer de 2016

No esperes del rico...

No esperes del rico o del poderoso que comparta. Ese lo quiere todo para él. Es egoista, lo lleva en sus genes.

En cambio, el pobre que solo tenga un pedazo de pan, si te ve pasar hambre, te dará todo lo que pueda.

Y cuando hablo del pobre, hablo del pobre y no del profesional de la subvención.