divendres, 29 de març de 2013

Tambores


No iba a ir… pero he acabado en Alcora.

Sí, he acabado en la tamborrada de allí, que por cierto, es espectacular.

Pero vayamos a esos detalles que a mí me gustan…

Me ha encantado que los estandartes de todas las agrupaciones de tambores y bombos fueran delante de la comitiva.

Luego, todos los músicos iban mezclados.

No hay ansia de demostrar, de rivalizar, de lucir su fuerza.

Hoy, no sé si siempre, pero hoy, todos los bombos querían ser uno y todos los tambores también.

Por otro lado, no me extraña que en época de guerra los tambores fueran importantes.

Estoy seguro que un estruendo como el de hoy, puede hacer retroceder a todo un ejército medieval…

La verdad, curioso, muy curioso.