dilluns, 17 de juny de 2013

3TCS - Disfrutar de un Medio Ironman

Todo empezó hace mucho tiempo… empezó en invierno cuando me apunté a la piscina y a las pistas de la UJI para no parar de nadar.

Han sido meses de entrenamiento con un doble objetivo: mantener la salud y disfrutar del deporte; y ambos objetivos están cumplidos.

Llegado el día previo, viajito con Rafa y Luz a dejar las bicis, asistir a la charla técnica y a tomar la última birra: penalizaciones, neopreno sí, etc.



Luego a casita, a cenar: más hidratos no, ¡por favor!

Y pronto al sobre…

El día de la carrera comienza a las 5 de la mañana, hay que cargar todos los accesorios de nado, bici y carrera, toda la comida, bebida… hay que desayunar, arreglarse…

A las 5:45 llegamos a Peñíscola, ahora con los papis también. Unas fotitos, hinchar las ruedas, dejarlo todo ok y buscar la Playa Sur…



Todo marcha bien, con tiempo de sobra.
Me pongo crema solar, el neopreno, gorro y gafas y a calentar…



Casi puntualmente comienza el nado… al principio se corre, luego se anda y se dan un par de zambullidos. Eran más de 1900m, en teoría 1990, pero no lo tengo tan claro.
En el nado me siento bien, disfruto de ver la gente en el espigón, de rodear el Castillo del Papa Luna y voy un poco reservón, pero me da miedo forzar más y no salir del agua…



Finalmente, se llega a la Playa norte y se vuelve a correr…
47:09 en el control, voy el 125… no lo sé, pero sé que he tardado mucho en salir del agua. Me quito el neopreno, preparo casco, dorsal y bici y a pedalear.



Los primeros 15km son duros y me benefician… luego entramos en un circuito de 20km para dar 3 vueltas: la primera de reconocimiento, la segunda a fuego y la última a lo que dan las piernas, pero con un pensamiento: comer bien, beber bien.



Los últimos 15km son de vuelta y principalmente en bajada… hay que mantener la media de 33 y pico km/h y soltar piernas para la carrera…



Bajo de la bici, como los pros jejeje, algo hay que aprender cada año…
He sido el 37 de la general en bici con 2:42:33, en ese momento no lo sé, pero las cosas van bien y con mi bici de carbono me codeo con bicis supersónicas de contrarreloj y gentes con cascos sideralmente aerodinámicos (vamos, que yo a su lado parezco un dominguero, pero estoy a la greña con ellos, algo que me encanta).

En la transición me tomo unos aminoácidos, grandes ideas de Rafa y David, para alimentar los músculos y a correr…


Decían que había alguna cuesta… ¡Qué graciosos!

El correr es durísimo: corro, ando alguna cuesta, paro en los avituallamientos, me derramo agua por encima (hace un calor del copón)… la gorra siempre mojada.

Tardo en ver a Rafa… al que he adelantado al principio de la bici, pero llega y se pone a correr. Es lo que más le cuesta, pero su ritmo constante me hace ver que esto lo tiene hecho.



En la segunda vuelta veo a Sergio que viene de bajón… se queja por haber dormido 4h, yo dormí 5 jejeje, tampoco es una gran ventaja. Le adelanto pero el sigue mi ritmo.



En la última tanda de cuestas él no camina y se va. Yo paso de sufrir con tanto calor, ya son más de las 12 y llevamos 5 horas al sol. Por ello, me dedico a ver pasar los quilómetros y disfrutar de la bien que me encuentro.

De paso, me voy despidiendo de los voluntarios, que eran muy simpáticos y al coronar el último repecho, ahora sí, cambio el ritmo para ganar un par de posiciones en el km20 de carrera a pie y acabo fuerte y esprintando.



Esta vez sí he disfrutado de verdad de un Medio Ironman J He llevado buena cara y mejores sensaciones… hoy tocará hacer algo de bici, pero a ritmo de verano azul y pensar en nuevos objetivos.
El resultado: lo vi ya en casa relajado después de la siesta, el 52 de la general en 5h 21min, sabiendo que esta vez no voy a tener secuelas postcompetición, gracias a todas esas horas de entrenamiento.




¡Qué gozada!