dimarts, 18 de febrer de 2014

Y le preguntó: ¿Siempre eres feliz maestro?

Y le preguntó:
-¿Siempre eres feliz maestro?
Y el maestro contestó:
-No me sería útil. Soy feliz cuando tengo que ser feliz, estoy concentrado cuando tengo que estar concentrado, estoy relajado cuando tengo que estar relajado e incluso estoy enojado cuando entiendo que el parecer enojado puede ser la solución. Si siempre fuera feliz no alcanzaría todos mis objetivos.