dissabte, 29 de març de 2014

No era un olmo cualquiera...

Le pedí peras al Olmo
y como no era un olmo cualquiera,
fue a un peral y se las pidió.

El resto de olmos sigue diciendo lo mismo.
No deja de ser una excusa.