dimecres, 2 d’abril de 2014

Callar

A veces hay que callar más,
meditar y dejar lo que sabes para ti.

Por desgracia, el mundo está lleno de topos
y los topos, nunca contarán lo bueno.

Solo buscarán la basura y la expandirán,
por eso mismo hay que huir de ellos.

A veces hay que ser como los antivirus:
eliminar el mal y el mal que no pueda ser eliminado:
ponerlo en cuarentena.

No obstante, hay que estar atento,
siempre nos falta la última actualización
y por ello no podemos detectar todos los virus.

Así, y como no todo está en nuestras manos:
habrá que seguir con la cabeza bien alta
y quien tenga algún problema, que tenga el valor y que lo diga.

Besos y abrazos para todos y a seguir sonriendo.
Mañana volverá a ser un gran día,
como lo serán todos, mientras estemos vivos y podamos sentir.