divendres, 4 de juliol de 2014

Ya te lo dije...

A veces valdría la pena ser menos pesado y dejar que la gente se diera contra la pared.

A veces valdría la pena dejar que se equivoquen y que la líen de verdad.

Lo que pasa es que hay algo, llámadlo bondad si queréis, que me lo impide.

Entonces, yo aviso y reaviso, pero a pesar de todo, todavía hay veces en las que me toca decir: lo ves, te lo dije.

A veces, me gustaría callarme más. No hablo por estar en contra de... hablo porque me gusta que las cosas estén bien.

Pd: felicito a aquellos que magnifican aquello que no he dicho, para hacer creer que he dicho lo que no he dicho :-).