dissabte, 5 de gener de 2013

En la inmensidad de la nieve...


Esquiando encontré la paz absoluta.

Esquiando encontré ilusión, ganas de vivir y ganas de sentir.

Al ir solo he escuchado conversaciones interesantes y muchas insulsas…

¡Qué poco tengo en común con la gente de Baqueira!

Van a la nieve a quejarse…

He meditado mucho y he crecido por dentro.

Me he sentido un águila a la que nada le podía pasar… y he vuelto.

Además, fuera de pistas he estado con Jesús, quien después de currárselo un huevo, te dice: “No ha sigut res” ¡Qué tio más grande!

¿Por qué esquío?

1.       Para volar.

2.       Para recobrar la confianza.

3.       Para sentirme invencible.

4.       Para ser libre.

5.       Para tener unas horas en las que solo cabe el ocio.

6.       Para vencer mis miedos.

7.       Para conocer mundo.

8.       Para estar en la naturaleza más hostil.

9.       Para ver los duros árboles sobrevivir.

10.   Para asombrarme de los pájaros, que a pesar de todo cantas.

11.   Para ser feliz.



He visto mi vida… y el único camino es avanzar.

Siempre lo ha sido.