dilluns, 2 de desembre de 2013

¿Para qué corro tanto?

Tal vez, para que el desaliento nunca me alcance.

Recordad siempre, lo importante es la actitud.