dijous, 26 de desembre de 2013

Repite conmigo: No lo sé...

Últimamente estoy dando más vueltas de lo necesario por el mundo, por culpa de la gente que no sabe decir "no lo sé".

Decir "no lo sé" no es un pecado, ni una demostración de nuestra ignorancia, es la simple aceptación de los límites de nuestro conocimiento.

"No lo sé" no es vagancia, si se soluciona con investigación y aprendizaje. "No lo sé" tampoco debería ser una excusa, pero es que estoy muy cansado de caminar de más, porque hay gente que cuando no sabe la solución a de mis problemas, se las inventa.

El problema es que somos los demás los que acarreamos con las consecuencias...

Por ello, os pido honestidad. No saber una cosa no es delito, inventar lo que no se sabe es una estafa...

Ójala más gente me hubiera dicho no lo sé esta semana, me habría ahorrado kilómetros y tonterías.