dimecres, 25 de desembre de 2013

Sólo se vive una vez...

Ahora, en Navidad, recordaremos los que no están,
los que no volverán a estar en la mesa,
pero tened claro que ellos no nos querrían ver tristes.
Si puedieran, vendrían a decirnos que no invirtamos nuestro tiempo en lamentaciones,
que exprimamos el tiempo,
que disfrutemos de los que tenemos cerca
y que disfrutemos de la gente que queremos.
Y nos dirían que lo hagamos desde ya...
Porque vivir, sólo se vive una vez.

Podéis recordar a los que ya no están,
pero con una sonrisa, 
por todo lo que nos dieron en su momento.