dimarts, 28 de maig de 2013

La excelencia

La adoro.

Me encanta esa gente que en su trabajo busca la excelencia.

El artesano paciente, el pintor que lo da todo, el carpintero al que no le importa dar unos retoques, el obrero que mira y remira su labor.

Adoro la excelencia, la que se busca para propia satisfacción, para poder decirse uno mismo: “estoy orgulloso de mí”.

Adoro la excelencia laboriosa, sin atajos ni trampas. Como el deportista que entrena dentro de la legalidad, como el estudiante que da lo mejor de sí y pase lo que pase sabe que ha hecho lo que ha podido.

Adoro a esos grupos de música que siendo importantes siempre se están mejorando.

Adoro a ese angelito que descansa en una plácida siesta después del estrés de estos días, porque a ella no le vale con que las cosas salgan bien… ella también ama la excelencia y la busca hasta agotar las baterías.


Y como le gustaría decir a mi hermano (aproximadamente): Cuanto más me esfuerzo más suerte tengo.