dimecres, 15 de maig de 2013

Parecemos niños...

Exigimos honradez a los políticos,
ejemplaridad a los sindicatos y a los niños...
que se comporten como mayores.

¿Y luego qué?

Luego somos los primeros que no aceptamos responsabilidades,
que defraudamos, que timamos, que mentimos...
Y nos comportamos como niños.

Me parece patético ver cosas tan infantiles en adultos de "Pro".
Por ello, opino que en vez de exigir seamos ejemplo de lo que queremos pedir.

El otro día, por ejemplo, me comentaron que un niño se interpuso entre un árbitro y un entrenador de un partido infantil para pedirles que dejaran de discutir, porque el quería seguir jugando...

Niños, haced algo con estos adultos... que el mundo os necesita.
Recordad que no hay que perder los valores y que con ellos se pueden hacer grandes cosas.