dimarts, 13 d’agost de 2013

El contador de estrellas...

Fue al monte a contar estrellas fugaces y a cada cual que vió pidió ver una más.

Así se volvió inmortal, pero por condena, no pudo bajar de allí.

Tampoco le importó, porque allí aprendió a disfrutar de la calma y a ser feliz.