dimecres, 28 d’agost de 2013

Nunca te abandonarán...

Un pollito cayó del nido.

Intentó volar y fracasó.

Aterrizó en el balcón de abajo de mi casa y allí sigue.

Es un pollo de plumón feo y mover inquieto.

Ya habría muerto, pero mis vecinos han hecho todo lo posible para no molestarle.

Ya habría muerto, pero quiere vivir.

Ya habría muerto, pero sus padres hacen cientos de viajes al día para darle de comer y enseñarle a volar.

Le han perdonado su torpeza y le harán volar.

Es tierno verlo, es una escena bonita... cada vez que llegan con el gusanito en la boca y le buscan para estar brevemente con él, danzan a su alrededor y le enseñan el camino.

Pequeño, vuela, sabes el camino, pero solo tú puedes volar por ti.

Espero dejar de verte pronto. Eso querrá decir que ya eres libre.

Pero recuerda que tus papis nunca te abandonarán.