dissabte, 25 de gener de 2014

El Síndrome de Yogur Caducado...

Es curioso que tras dos cenas seguidas en casa de mis padres,
se nos "acuse" de ser lo culpables de la caducidad de los yogures y encima, se apuntille que no vamos suficiente.

Eso nos pasa ahora, que tienen hiperasumido que ya no vivímos en su casa,
por eso no puede ser el Síndrome del Nido Vacío...
Por eso, me aventuro a crear un nuevo síndrome, el Síndrome de Yogur Caducado.

Y es que al final, no es que no estemos suficiente con nuestros padres,
es que para ellos todo tiempo es poco, porque nos han querido y nos quieren demasiado.
Esa es la suerte de tener unos grandes padres y por eso, si hace falta, nos comeremos los yogures caducados, aunque antes de que se hinchen las tapas.