dimecres, 29 de gener de 2014

Queridos políticos:

Dejen de jugar con la educación.
Dejen de cambiar las leyes educativas como cambiarían de chaqueta.
No hagan de la educación algo de partidos.
No hagan de la educación algo ideológico.

Me parece una vergüenza que en pleno siglo XXI ustedes no sean capaces de sentarse en una mesa y acordar los mínimos que nuestros niños deben aprender.
Me parece una vergüenza que encima, sean capaces de decir algunas de las barbaridades que dicen.

Yo, como maestro, me encuentro muy cansado de leer leyes, que en algunos casos nunca estuvieron en vigor...
Ahora, me tendré que volver a leer una ley nueva, ¿o no?
Tal vez no, porque por la falta de consenso es otra ley con fecha de caducidad.

Y solo puedo acabar este escrito con unsa frase: esto no es serio.