dissabte, 1 de desembre de 2012

Decidí...


Decidí relajarme en vez de romper cosas.
Decidí construir en vez de destruir y decidí respirar hondo.
Decidí aislarme de las cosas que me podían hacer daño y volverme a construir.
Decidí hacerlo rápido, para disfrutar del mundo otra vez.


He decidido volverme a enamorar del mundo.
He decidido ser feliz.
He decidido escucharme.
He decidido escucharos, pero quiero que me habléis a tiempo y que me habléis con franqueza.
He decidido cambiar el mundo, pero solo allí donde pueda llegar.
También he decidido ser menos empático. No puedo soportar el peso de todas vuestras penas, ni de todas las insatisfacciones que habéis decidido generaros.
He decidido perdonar, pero eso no devuelve mi confianza a aquellos que cuando la tuvieron se dedicaron a dejarla morir.

Quiero regalaros mi sonrisa.
Quiero llenaros de pensamientos positivos.
Quiero enfadarme menos y disfrutar más.
Quiero hacer del destino mi camino… y no caminar vendado de ojos al abismo.

He decidido ser libre. Aunque eso no quiere decir que no os necesite…
Aunque en verdad, a los que más necesito son a aquellos que no tengan miedo de volar.