dimecres, 20 de febrer de 2013

Hablar a los niños


Hoy he visto a Toni, un compañero del cole, agachadísimo. Tanto, como para ser más bajo que su alumno de segundo.

¿Para?

No era para reñirlo, era para enseñarle.

El objetivo es que sus ojos queden más bajos que los del niño. De esta manera no impones, no asustas, pides y enseñas.

Sí, tiene mucho de psicológico, pero es fundamental.

Creo que hay que enseñar a los niños lo que sí tienen que hacer y reforzarlo, en vez de enseñarles todo lo que no.

¿Os imagináis la mente del niño eternamente reñido?

Tiene en su mente una lista interminable de: no cantar, no hablar, no chillar, no levantarse, no…, no…, no…, etc.

¿Qué puede pensar este niño?

Lo siguiente: ¿Qué puedo hacer? ¿Alguien me lo explicar?

Espero que os entren ganas de decir: “YO” y todos empecemos a hablar en positivo.