dijous, 14 de febrer de 2013

Quiero que quieran aprender


San Valentín…

Me ha gustado el día.

He compartido con mis niños el sentimiento del amor, es su forma más amplia: familia, amigos, parejas…

Y me han llamado amigo.

Es lo que recibes cuando los niños leen en tus ojos, que lo que les dices es cierto.

No amenazo, no humillo, no engaño…

Educo, enseño, demuestro…

En mi clase no quiero llanto, no quiero amargura, no quiero coacción.

Quiero “gracias”, “por favor”, “perdón”, “confío en ti”.

No quiero miedo, no quiero represión…

Quiero felicidad, quiero decisión…

No quiero “porqué sí”.

Quiero que quieran aprender.