dijous, 5 de setembre de 2013

La pena es que no les exploten las bombas sobre ellos...

Son los hombres de siempre,
los que necesitan vender armas.

Ya están aquí.

Han venido a hacernos creer que la guerra es necesaria.
Hay que atacar Siria.
Ellos lo han decidido ya.
Da igual lo que opine el mundo.
La guerra ya está aquí.

Morirán inocentes,
morirán niños...
pero ellos se reirán en sus casas,
se harán más ricos y descorcharán champán para celebrarlo.

Con un poco de suerte, algún día morirán bajo sus propias bombas,
quien sabe, tal vez, en la misma Casa Blanca.

Ya vienen siendo demasiadas guerras a su favor,
demasiadas Armas de Destrucción Masiva.

Las guerras no son una solución,
son un problema.