dissabte, 16 de novembre de 2013

Abuelos...

Me da nostalgia pensar en ellos...
Hace tantos años que no están.

Me enternece ver a los nietos ocupándose de ellos,
por desgracia, yo ya perdí esa preocupación,
aunque los guardo cerca del corazón.

Afortunados son aquellos que los cuidan,
o que comparten momentos con ellos.
Despiadados son aquellos que olvidan,
o aquellos que solo les dan quejas.

Y lo que más me gusta, es ver las devoción de mis sobrinos hacia mi padre:
Hacia su abuelo.
Sé que algún día yo sentí lo mismo por su padre,
y de alguna forma, lo sigo haciendo.