dilluns, 25 de novembre de 2013

Hoy sí...

Como nunca hay que perder la esperanza en los niños,
hoy creeré que es posible.

Hoy que te he visto atento, motivado y aprendiendo,
creeré que has empezado a creer en tí.

Hoy que te he visto feliz, trabajador e incluso veloz,
te puedo decir que eres más de lo que creíamos.
Sí amigo, más de lo que tú mismo creías.

Felicidades, porque tal vez hayas encontrado el camino del éxito.
Ahora, por favor, no lo abandones.