dilluns, 4 de novembre de 2013

Es tremendamente importante que creáis.

Esta es una idea que me encantaría poder implantar en el cerebro de mis alumnos.
(No en el celebro, celebro es de celebrar).

Me encantaría implantarles la idea de "la importancia de creer",
pero de creer en uno mismo, de valorar sus posibilidades
y de no rendirse.

Es importantísimo que un niño desarrolle la autoconfianza
y para ello necesita equivocarse sin ser humillado,
derrumbarse y ser comprendido y ante todo,
poder hacer y hacer, sintiéndose querido.

No seáis demasiado críticos con ellos,
sed respetuosos, sensibles y cariñosos;
a la vez que exigentes.

No es una receta, pero son pautas importantes.
Los niños necesitan sentirse queridos y apoyados.
¿Y quién no?