dissabte, 2 de novembre de 2013

Crecí luchando, vivo luchando.

Crecí luchando.

Crecí luchando por superarme, por sentir el gusto de la mejora, del progreso, de la libertad, de la indepencia.

Crecí luchando, solo por ser cada vez mejor.

Vencerme era el camino de mi satisfacción: llegar más lejos, llegar antes, poder mirar mi trabajo con orgullo y poder decir "eso lo he hecho yo".

Me alegra seguir con la misma tónica. Con diferentes objetivos, pero con la misma tónica.

Creo que hay que vivir con inconformismo, con ganas de lucha, de mejorarse... pero siempre, siempre, estando contento de lo que ya se ha conseguido y disfrutando, incluso con antelación, de lo que se va a conseguir.

Sí, sí, disfrutando, con metas y conflictos, pero disfrutando.

No dejes pasar un día sin sonrisa, sin lucha y mucho menos sin disfrute.

Lo que no disfrutes hoy, ya no lo podrás disfrutar mañana:
¡Feliz disfrute!