dilluns, 14 d’octubre de 2013

Del decidí al hecho...

Decidí relajarme y construir.

Decidí disfrutar y enamorarme del mundo.

Decidí ser feliz.

Y decidí ser mejor.

Decidí, en mi peor momento regalar sonrisas.

Aquel día decidí muchas cosas...

Y entre todas, rodearme de la gente que no tiene miedo a volar.

Ahora me siento fuerte, reconstruido y aunque me he distanciado de algunas personas muy válidas, sigo contando con una gran cantidad de personas de las que me siento muy orgulloso.

No os puedo nombrar a todos y no querría dejarme a nadie, pero me vienen a la mente nombres como Carlos, Belmar, Balma... mi gran equipo de Orpesa Corre, etc.

A parte, lo sabéis, tengo que nombrar a Luz, y en menos de un mes celebramos nuestros cumpleaños. Sí, el mismo día. Así que por fin tendré algo que celebrar...

Pues eso, que cuando las cosas van mal, hay que decidir el camino para que vuelvan a ir bien y cuando van bien, como ahora, no hay que acomodarse, hay que seguir avanzando y sonriendo, que el mundo necesita sonrisas y buenas noticias.

Por cierto, la rutina no es mala, lo malo es tener una mala rutina.

Que salir de la zona de confort está muy bien, pero lo mejor es tener motivos para regresar con frecuencia a esta y poder decir... en casa como en ningún sitio.

Feliz rutina a todos.


No os olvidéis de volar y a poder ser, no voléis solos.