diumenge, 13 d’octubre de 2013

Estás en su casa

Si vas al monte, estás en su casa.
No tienes derecho a ensuciar, 
no tienes derecho a matar.

Ellos no pueden cerrarte la puerta,
ellos no te pueden echar,
pero merecen la vida, 
merecen una vida digna
y nosotros podemos ayudar o perjudicar.


¿Qué has elegido tú?