divendres, 18 d’octubre de 2013

Si es importante... Lo aprendo.

Siempre sentí que sabía todo lo que necesitaba y lo que no... Lo tenía que aprender.

No quiero decir con esto que sea muy listo. Quiere decir que siempre aprendí las cosas importantes. Vamos, que aprendí por necesidad.

Nunca quise aprender inglés, pero tal y como va la educación hay que ponerse las pilas. Ahora siento que es importante y no me queda otra... Hay que aprenderlo.

De hecho, estoy pagando por recibir unas clases de calidad y esforzándome en conseguirlo.

¿Cómo podemos pues motivar a los niños hacia el aprendizaje?

Destacando que es algo necesario, que es algo útil y que es importante.

A veces, no sabemos para que son importantes algunos conocimientos de primaria, pero os recuerdo que todo empieza por crear una base.

Ahora os cuento una anécdota: en un instituto me tocaba sustituir muchas horas de matemáticas... y yo daba clase como si fuera el titular. Entonces, lo primero era explicar la utilidad de la lección del día. Esa técnica era muy bien recibida por los alumnos, pero claro, como no sabía cuando me tocaba no podía preparar las clases y un día: las ecuaciones de segundo grado...

-Fran, ¿y esto para qué sirve?
-No lo sé... pero os aseguró que es un buen juego para desarrollar vuestras mentes.

Entonces, con una sonrisa de "le hemos pillado" o de "esto es beneficioso" todos se pusieron a trabajar.