dimarts, 16 d’abril de 2013

Ahora sí: Triatlón



Es difícil escribir sin acordarse de Boston, así que un pensamiento para ellos.

Para devolver la sonrisa: sí, mi entrada del Blog de ayer fue un éxito. ¡Viva los puntos suspensivos!

Y ahora a lo que iba:

La primera edición del Triatlón de Marina d'Or nos dejó un poco indiferentes: todo se concretó tarde, tenía un formato muy típico y ya en octubre, muchas habían dejado de nadar.

No obstante, la II edición parece todo un éxito.

La carrera se ha vendido con tiempo, tiene un formato original, una dificultad bastante motivante y además, para muchos, nos encaja en el plan de entrenamiento para el MI de Peñíscola.

Desgranando la carrera: nos espera un mar relativamente frio, pero con nuestro amigo neopreno, todo está a salvo. Ahora, atentos, la playa no es muy corredora, por lo que habrá que nadar bastante, no como en aquellos tris en los que se puede correr mar adentro eternamente. 

Además, su nado hacía el norte es algo bien pensado, pues en nuestra zona normalmente, la corriente va en esa dirección. 

El sector ciclista nos lleva 4 veces a la rotonda de Miravet: calzada cómoda, sin peligros y con un asfalto, mayormente en buen estado (obviando la zona del Riberamar, la más degradada actualmente en obras). 
Atendiendo al perfil, parece un gran ascenso, pero una vez en la bici, el desnivel se nota más al bajar que al subir.
Pero atención, el viento de levante podría cambiarlo todo, pues la bajada se puede convertir en un infierno, en el que los acoples del manillar y la aerodinámica jugarían un papel fundamental. Así que esperemos un día con calma

Al dejar la bici, empieza la carrera: me parece espectacular, siempre a primera línea de playa, justo lo que critiqué de la edición anterior. Veremos las Playas de les Amplaries, el Cudolar, Morro de Gos, luego subiremos el Cabo de Orpesa, con su faro, su Torre del Rey, para luego bajar a la Concha y pasar rozando las calas de Orpesa y del Retor. Finalmente, se baja al Puerto Deportivo y desde allí se inicia el regreso hacia la meta, deshaciendo el camino hecho, hasta alcanzar la meta, en los Jardines de Marina d’Or.

Como desprendéis de mi descripción y con los quisquilloso que soy, sí, valoro muy positivamente los trazados.
El Triatlón está cerca de los 200 inscritos, a ver si en un último arreón se aumenta la cifra y que las fuerzas nos acompañen.

PD: nos han pedido voluntarios, así que si tenéis ganas de ayudar, poneos en con orpesacorre@hotmail.com

Un abrazo muy fuerte.