diumenge, 28 d’abril de 2013

II Tri de Marina d'Or o debut en duatlón


Y llegó el primer triatlón de la temporada y no fue un triatlón…

Frío, marejada, viento y el aviso de que todo iría a más hizo que Capitanía Marítima prohibiera el nado (y menos mal).

Antes de salir ya me había dado cuenta de que no llevaba la ropa adecuada y menudo fallo, porque no será por ropa, pero es que yo la semana pasada iba con manga corta ¿quién se ha llevado el calorcito?

Vale, a lo que vamos…

Dan la salida con algo de retraso  y hay que hacer 5km y como no había calentado pues me voy a los 20:03 y a boxes (creo que todavía estoy dormido).

Cojo la bici y después de correr descalzo y calarme los calcetines me monto en ella.

La verdad, me cuesta hasta cordarme los zapatos en marcha.

Sigo la competición con la sudadera  del chándal (¡y a ver quién se queda sin mangas!) y no sé porqué, hoy la bici no iba… el recorrido no era para mí, demasiado plácido y encima, el viento, el frío y la humedad… no me han ayudado en nada.

Lo mejor, que a pesar de la lluvia no he sufrido en las curvas.

Finalmente, había que ponerse a correr una vez más: 10km y mira por donde, entonces he descubierto que Fran sí había venido…

Así que, después de notar los pies insensibles al bajar de la bici, me he calzado las zapas y a remontar.
Habré empezado la carrera fuera de los 50 primeros y tras hacer un crono de algo más de 42 minutos, he finalizado el 38 de la general, por lo que a pesar de todo, me he ido a casa con un buen sabor de boca y con ganas de hacer un triatlón…

Y para despedirme, mandar un abrazo a mis amigos voluntarios, que me han animado todo lo que han podido y hasta donde los jueces les han dejado (jajajaja), así como a esos padres que tengo, que siempre me están apoyando y sufriendo en mis locuras.

Ahora, a seguir entrenando, pero hoy no… el martes.